Declaración de Derechos del Programador

Jeff Atwood, de Coding Horror, escribió hace ya casi 4 años el artículo que hoy traduzco y comento libremente: The Programmer’s Bill of Rights. Lo dejo aquí, estimado lector, pues me parece que, al día de hoy, no tiene desperdicio:

Me parece increíble que una empresa pague a un desarrollador entre us$60 a us$100 mil (en Latinoamérica) us$8 a us$25 mil, y aún así mantenerle en terribles condiciones de trabajo y con hardware de segunda mano. Esto no tiene sentido para el negocio, y sin embargo lo veo todo el tiempo. Es sorprendente como muchas empresas siguen sin dar a sus programadores las cosas esenciales que necesitan para triunfar.

Propongo que se adopte una Declaración de Derechos del Programador, que proteja los derechos de los desarrolladores, previniendo que las empresas les priven de los elementos fundamentales necesarios para alcanzar el éxito.

  1. Todo programador tiene derecho a dos monitores

    Con la caída de precios de los LCDs y la ubicuidad de las tarjetas de vídeo de doble salida, habría que estar loco para limitar a los desarrolladores una sola pantalla. Los beneficios a la productividad al duplicar el escritorio están bien documentados en estos días. Si desea maximizar la productividad del desarrollo, asegúrese de que cada desarrollador tenga dos monitores.

  2. Todo programador tiene derecho a un PC rápido

    A los desarrolladores se les requiere ejecutar una gran cantidad de software para realizar su trabajo: entornos de desarrollo, motores de base de datos, servidores web, máquinas virtuales, y más. Ejecutar todo este software requiere una PC rápida con mucha memoria. Cuanto más rápido sea el PC de un desarrollador, más rápido podrá ir entre ciclos de depuración y compilación. Sería tonto pagar los precios de extorsionistas en el extremo más alto de la pila de rendimiento actual – pero asegúrese que está comprando cerca del extremo superior. Equipe a sus desarrolladores con PC’s rápidos que tienen montones de memoria. El tiempo dedicado a mirar una barra de progreso es tiempo perdido.

  3. Todo programador tiene derecho a usar el ratón y teclado de su elección

    En la universidad tuve un negocio de pintura. Cada pintor que contraté tenía que comprar sus propias brochas. Esta fue una de las primeras cosas que aprendí. Lanzar una brocha estándar a los nuevos pintores no funcionó. Las brochas “de la compañía” fueron rápidamente descuidadas y degeneradas a un estado de deterioro. Pero los pintores que compraron sus propias brochas tuvieron cuidado de ellas. Los pintores que compraron sus propias brochas aprendieron a apreciar la diferencia entre sus brochas profesionales de 20 dólares y las desechables y baratas de un dolar. Tener su propia brocha engendró un duradero sentimiento de responsabilidad y “hermandad”. Los programadores deben tener la misma relación con su ratón y teclado – que son sus herramientas esenciales de trabajo, que utilizamos diariamente para la práctica de nuestro oficio, y deben tratarse como tal.

  4. Todo programador tiene derecho a una silla cómoda

    ¡Enfrentemoslo! Hacemos nuestros salarios en gran medida por estar sobre nuestros traseros 8 horas al día. ¿Por qué no pasar esas 8 horas en una silla cómoda y bien diseñada? Dé a los desarrolladores sillas que hagan sentarse por 8 horas algo no sólo tolerable sino agradable. Claro, usted contrata a los desarrolladores principalmente por sus grandes cerebros, pero no olvide sus otros activos.

  5. Todo programador tiene derecho a una conexión rápida a Internet

    Los buenos programadores nunca escriben lo que pueden robar. Y la Internet es el mejor conducto inventado jamas para el material robado. Soy todo por los libros, pero es difícil imaginar la realización de cualquier trabajo sin las rápidas y responsivas búsquedas de Internet al alcance de mis dedos.

  6. Todo programador tiene derecho a trabajar en condiciones de tranquilidad

    La programación requiere alta concentración mental. Los programadores no pueden trabajar eficazmente en un entorno controlado por interrupciones. Asegúrese de que el entorno de trabajo protege el “estado de fluidez” de sus programadores, de lo contrario perderán la mayor parte de su tiempo rebotando entre distracciones.

Los pocos derechos básicos que estamos pidiendo son fáciles. No son exigencias extravagantes. Son fundamentales para la calidad de la vida laboral de un desarrollador de software. Si la empresa para la que trabaja no está haciéndolo bien, hacerlo correctamente no le será caro ni difícil. ¡Demanda tus derechos como programador! Y recuerda: puedes cambiar tu empresa, o puedes cambiar de empresa.

4 Respuestas a “Declaración de Derechos del Programador

  1. Sólo tengo el punto 4 y el 5, el resto me falta🙂

  2. En Madrid el intervalo estaría entre los 20.000 y 40.000 euros, que en dólares sería algo más. También supongo que la vida es más cara, aunque en el resto de Europa se cobra mucho más y la diferencia en coste de la vida no es demasiada… en fin.

    Lo del artículo por aquí es tremendo. No he visto una sola empresa donde se respete más de… dos puntos a la vez. Es casi universal trabajar en salas “diáfanas”, que suena muy bonito, pero significa ruido e interrupciones. Sólo en un sitio tuve silla “de lujo” (de 400€). En la mayoría son de regulares a malas.

    Sólo en un sitio me ofrecieron dos monitores. Usualmente son ridículamente pequeños.

    Los PCs son medianamente adecuados en cuanto a rapidez, pero hay otros factores: un portátil de más de 3 Kg para dar cursos, portátiles para un puesto permanente con una pantalla de 15”. Vamos que lo de los dos monitores es de risa, cuando ni siquiera tienes uno en condiciones.

    Lo mismo se puede decir de lo de Internet. En muchas empresas la conexión es buena simplemente porque no hay nadie que se preocupe de empeorarla. Cuanto más organizada la empresa, peor. Lo mismo con el tema de permisos, que puede llegar a ser agobiante cuando tu trabajo incluye trastear con instalaciones.

    Lo del teclado y ratón también mal, aunque soportable, salvo en los portátiles. A menudo los fabricantes exhiben una sorprendente creatividad para colocar ciertas teclas en posiciones exóticas.

    Lo de exigir está crudo. No hay mentalidad de los jefes. Muy poquitos lo entienden y cuando lo hacen, suele ser que no tienen poder alguno para cambiarlo. A veces me he llevado algo de casa, pero ni siquiera está permitido en muchas ocasiones. Lo peor es que sales de un sitio y entras en otro igual. Y ahora no está la cosa como para exigir mucho.

  3. Pero con que me paguen un sueldo como ese, puedo comprar todo lo necesario para tener la consentracion, velocidad y mucho mas de lo que se necesita, seguiere aprendiendo yupiiii

    • @Elver: Los sueldos pueden ser buenos o malos… la verdad no considero que deba elegirse una profesión solamente por el ingreso que se pueda percibir… sobre todo porque esto depende de los más diversos factores y no alcanzarlo en un tiempo determinado será una fuente de des-motivación que solo te alejará más de la meta, y por tanto, un ciclo que cada vez te alejará más. Conozco malos programadores que no merecen ni lo que ganan… y buenos profesionales de diversas carreras que no ganan aún lo que valen, pero que van en el camino gracias a la pasión, al esfuerzo y a la búsqueda de la suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s